SECCIONES // INFORMATIVAS

Mysapec YouTube facebook twitter
NOMBRES PROPIOS. CARLOS VELO. HOMENAJE
documentamadrid Carlos Velo Cobelas
(Pereiros, Cartelle. Ourense, 1909 - Ciudad de México, México, 1988)

Uno de los mejores documentalistas del cine español de la República, a juicio de la crítica de entonces, refrendado por analistas posteriores, nace de padre médico rural y, después de finalizar el bachillerato y graduarse como maestro nacional en Ourense, marcha a Madrid para licenciarse en Ciencias Naturales en 1932. Carlos Velo ejercerá como profesor auxiliar de Entomología en la Universidad madrileña entre 1933 y 1935. Será en el Madrid de esos años cuando Carlos Velo se interesará por la acción política y por el cine a través de sus amistades en la Residencia de Estudiantes y las sesiones del Cine-Club Español, activo entre 1929 y 1931 por iniciativa de Buñuel, Giménez Caballero y el círculo de la revista La Gaceta Literaria. De ahí que en 1933 cofunde el Cineclub de la Federación Universitaria Escolar (FUE), y desde ese activismo participará en las Misiones Pedagógicas de la Institución Libre de Enseñanza, además de descubrir los filmes de Flaherty, Painlevé, Eisenstein, Dovjenko, Pudovkin o Vertov, que junto a su interés por la fotografía influirán decisivamente cuando opte de inmediato por la dirección de documentales.

Con una novedosa cámara Leica, obsequio de su padre, realizaba experimentos con clara influencia del surrealismo y las vanguardias de finales de los años veinte. Ya durante la República había centrado su tesis doctoral en un tipo de reflejos que a las abejas les permiten intercomunicarse. Animado a demostrarlo con una filmación por su entonces alumna y más tarde esposa, María Luisa Santullano, hija del director de la Residencia, Luis Álvarez Santullano, la propuesta le sería rechazada por considerarse insólita. Sin embargo, Velo decide seguir adelante con el empeño hasta que es aceptada por el tribunal y la filma en 16 mm con la colaboración de su compañero y amigo Guillermo Fernández Zúñiga, que poco después retomaría aquel trabajo con el título Aventura de los Ápidos Apis.

Ya en 1934 comienza su trayectoria como autor de cortometrajes documentales. En ese año, con Fernando Gutiérrez Mantilla, en labores de producción (aunque en los títulos de crédito figurará como codirector), filma La ciudad y el campo y, al año siguiente, Felipe II y El Escorial y Tarragona (Tarraco Augusta), pero sobre todo el experimental Infinitos y el antropológico Almadrabas, que, en opinión de la crítica de la época, se situaban entre los más cualificados de la República. Ya en 1936 realizará su obra maestra Galicia (con el título alternativo de Finis Terrae), que logra el Diploma de Honor en la Exposición Internacional de París de 1937 con un jurado presidido por Buñuel. Con los descartes de esta filmación, montados por Mantilla sin la participación de Velo —refugiado primero por Segovia, en donde se encontraba preparando oposiciones a cátedra cuando la insurrección de Franco, y más tarde por tierras ourensanas de Cartelle y Lobeira antes de huir hacia Sevilla—, aún se presentaría Santiago de Compostela (también conocido por Saudade).

Velo abandona España a comienzos de 1938, y hasta noviembre filmará en el norte de África el largometraje documental Romancero marroquí, del que hace una primera versión para viajar supuestamente a los estudios UFA de Berlín para la postproducción. Sin embargo, llegados a Tánger, Velo y su esposa deciden pasar a la zona republicana en la Península, y finalmente a Francia en febrero de 1939, en donde será internado, como tantos refugiados españoles, en el campo de concentración de Saint-Cyprien, mientras su mujer permanecía oculta en París. Por fin embarcan ambos en el trasatlántico Flandres hacia México, a donde llegan a finales de la primavera por el puerto de Veracruz. Romancero marroquí se estrenará con un montaje manipulado al que se añadieron nuevas secuencias más acordes con el régimen franquista y su política colonial.

Después de numerosas peripecias en México, Velo recuperará el cine como eje vital, aunque sin prescindir de su condición de biólogo. En julio de 1939, asume la secretaría general del Comité Técnico de Ayuda a los Republicanos Españoles. En 1942 colaborará en la fundación de la revista Saudade junto a sus paisanos gallegos, el arquitecto Xosé Caridad Mateo, el poeta Florencio Delgado Gurriarán y el profesor Ramiro Illa Couto. Entre 1940 y 1944 imparte clases de biología en el Instituto Politécnico Nacional y en la Universidad de San Nicolás de Hidalgo, en Morelia, pero abandonará la docencia a causa de la repentina muerte de su esposa, que le deja con dos hijos, Teresa y Luis. Retoma su contacto con el cine y, en 1944, gana como coguionista un Premio Ariel por Entre hermanos, filme de Ramón Peón, que Velo no podrá dirigir por carecer de licencia profesional en México.

En 1946, el general Juan F. Azcárate le encarga la dirección del Noticiero Mexicano Erna, de exhibición obligatoria en los cines locales, y allí permanecerá hasta 1953, coordinando varios equipos de producción que ofrecerán informaciones y reportajes de todo tipo. El propio Velo filmará algunos monográficos durante esta etapa, como Un día en la radio (1947). En 1952 conoce al productor independiente Manuel Barbachano Ponce, que llega desde Norteamérica dispuesto a renovar el cine de su país. Barbachano adquiere el Noticiero Mexicano y le propone asumir el semanario Tele-Revista y más tarde hace el cultural Cine-Verdad, un proyecto que entusiasma al realizador gallego. Ponen en marcha Raíces (1953), que Velo no podrá dirigir por la oposición del poderoso Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica y aparecerá como autor Benito Alazraki. La película, de fuerte contenido antropológico, recibe un importante premio en Cannes y, con el paso de los años, la crítica nacional e internacional coincidirá en considerar a Velo su verdadero artífice.

Durante sus primeros años de exilio, no pierde contacto con el entorno gallego y, junto a Luis Soto y otros, ayuda en 1953 a la fundación del Padroado da Cultura Galega, que más tarde presidiría hasta mediados los años sesenta. Entre sus actividades estará la emisión radial semanal Hora de Galiza, la celebración del Dia de Galiza y la revista Vieiros, cofundada por Velo y vigente entre 1959 y 1968.

En 1956 dirige su primer largometraje, considerado por muchos especialistas el origen del docudrama, por su combinación de documental y ficción en torno al espada Luis Procuna. Se trata de Torero!, presentada en Cannes y Venecia con los parabienes de críticos como George Sadoul y François Truffaut, que le dará relevancia internacional y por la que recibirá numerosos galardones, entre ellos una preselección para el Óscar en su categoría. En ese mismo año envía al I Congreso da Emigración Galega en Buenos Aires su revolucionaria propuesta para un Centro Cinematográfico Galego, que nunca se llegaría a materializar, por razones políticas obvias… Continúa en la productora de Barbachano en labores de producción ejecutiva para Nazarín (Luis Buñuel, 1958) y Sonatas (José Antonio Bardem, 1959), mientras prepara su siguiente proyecto, la ficción Pedro Páramo, finalmente presentada en 1966 después de una laboriosa gestación de seis años en colaboración con el novelista Juan Rulfo, en la que Carlos Fuentes participa como coguionista. La polémica levantada entre la crítica con su estreno le afectará fuertemente, lo que le lleva a apostar por un cine más ligero a partir de su matrimonio en 1966 con la productora Angélica Ortiz. Hasta 1969 dirigirá cuatro comedias —Don Juan 67, Cinco de chocolate y uno de fresa, Alguien nos quiere matar y El medio pelo—, éxito de público en México algunas de ellas, aunque sin aportar nada a su prestigio como autor.

Divorciado, regresa al documental y trabaja para el sexenio del presidente Echevarría dirigiendo en 1971 el Centro de Producción de Cortometraje, donde impulsará una renovación del cine azteca. En 1972 funda el Centro de Capacitación Cinematográfica, inaugurado tres años después, con Luis Buñuel como presidente de honor. Continúa realizando documentales con sus equipos, como Universidad comprometida y Homenaje a León Felipe, mientras comienzan a llegarle reconocimientos desde España. En 1976, Filmoteca Española promueve un homenaje por su labor al frente del Centro de Capacitación Cinematográfica. Otro tanto sucede desde el Círculo de Escritores Cinematográficos. Al año siguiente, las V Xornadas de Cine de Ourense promueven un primer homenaje en su tierra, que apoyará con su presencia, sumándose a la reivindicación de un cine en lengua propia.

Con todo, Velo conocerá con el sexenio Portillo el periodo más doloroso de su dilatada estancia en México. Con Margarita Portillo, hermana del entonces presidente José López Portillo, al frente de la política cinematográfica, Velo será uno de los represaliados bajo la falsa acusación de malversación de fondos en los Estudios Churubusco, imputación que rechazará radicalmente. Ingresa en prisión en el verano de 1979 y no saldrá hasta finales de ese mismo año, libre de cargos después de provocar un fuerte movimiento solidario en México, encabezado por Buñuel, y también desde Galicia. Con la salud muy quebrada por el incidente, en 1982, el Ministerio de Cultura español le encomienda la serie Los españoles republicanos en el exilio, para acompañar a una exposición presentada en Madrid en torno al tema. Con la presidencia de De la Madrid, Velo se reincorpora nuevamente a la vida institucional mexicana. En 1984 lo nombran subdirector de Medios Audiovisuales en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, que él mismo contribuyera a fundar.

En su último periodo vital, todavía recibirá nuevos reconocimientos desde Galicia, como el Premio Mestre Mateo de la Xunta de Galicia, en 1983, y un último homenaje en 1985, en las Xornadas de Cine e Vídeo en Galicia, Xociviga, celebradas en O Carballiño (Ourense). Sin dejar de trabajar en el audiovisual, en 1987 pasa por varias operaciones quirúrgicas para aliviarle un cáncer que finalmente le lleva a la muerte el 1 de marzo de 1988. El sector audiovisual mexicano, sin excepciones, se declaró en luto mientras profesionales y medios de comunicación reconocían unánimemente su contribución al desarrollo cultural y cinematográfico del país a lo largo de casi medio siglo.

Miguel Anxo Fernández
ALMADRABAS
FELIPE II Y EL ESCORIAL
GALICIA (FINIS TERRAE)
HOMENAJE A LEÓN FELIPE
LA CIUDAD Y EL CAMPO
LA TIERRA DEL CHICLE
MÉXICO EN UNA NUEZ
ROMANCERO MARROQUÍ
TORERO!
UNIVERSIDAD COMPROMETIDA
VIEIROS: VIDA Y OBRA DE CARLOS VELO
BUSCAR PELÍCULA
PROGRAMA POR DÍA
  L M X J V S D
documentamadrid         4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
documentamadrid

© 2012 documenta madrid   web: animo.es

Introducción Premios Colaboradores Sedes Jurados Entradas Voluntarios Enlaces Making the  making
Competitivas Informativas Act. Paralelas
Por día Por sede
Noticias Notas prensa Acreditación
Acreditación Inscripción Bases FAQ
Piezas gráficas Fotos Vídeos DVDs Publicaciones
Edición 11 Edición 10 Edición 09 Edición 08 Edición 07 Edición 06 Edición 05 Edición 04